El día de los abuelos

John Finding Morgan
John Finding Morgan

Esta tarde he podido escuchar que el día de hoy está dedicado al “Día de los abuelos”, instaurado hace unos años por el Padre Ángel –padre y abuelo de tantos niños, que no de sangre, sino de amor y de convivencia, como él bien dijo. Escuché la entrevista que le hicieron en R.N y después sus acertadas intervenciones en las llamadas de las personas que accedieron a la radio para hablar de los recuerdos que tenían de sus abuelos. Todo ello lo hizo el Padre Ángel mientras se encaminaba hacia Santiago, donde se iba a encontrar con varios personas mayores a las que dar consuelo, abuelos de víctimas del terrible accidente de ayer.

Los que somos ahora abuelos, nos sentimos renacer con la llegada de nuestros nietos. Ellos vuelven a traernos las risas y llantos sinceros, las picardías y trastadas, pero sobretodo, las palabras recién estrenadas, la imaginación, el futuro, los besos, los abrazos y la ternura. Y la vital compañía.

Yo no pude conocer más abuelos que a mi abuela materna, a la que, siendo una niña, la veía muy mayor por eso del luto permanente. De las visitas a su casa, recuerdo los dulces aromas que ya se respiraban desde la entrada, y los de las coloristas rosas del jardín; pero después, cuando le ocurrió lo que a muchos abuelos, que necesitó del cuidado de los demás, se vino a vivir a casa de mis padres. Y fue una suerte para mí y para todos mis hermanos, porque podíamos presumir de tener una abuela en casa a todas las horas del día, para así poderla saludar, acariciar, contemplar, o besar.

Y si yo hiciera una hipotética llamada a la radio para contar una anécdota de ella, quizá relataría lo que significaban para nosotros los domingos y días festivos. Perfectamente arreglada y sentada en su sillón que miraba hacia el balcón florido, pasábamos los hermanos en fila de a uno para darle un beso en su delicada mejilla, a cambio del cual, ella nos regalaba otro y una propina que repartía con la mejor de sus sonrisas.
Propinas predestinadas en dejarlas en el “carrín” de las chucherías. Al menos las mías.

La vida sigue.
Y se repite, con otros aires.
Y a mis nietos: Gracias por la suerte que tengo de ser vuestra abuela.

Isabel

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El día de los abuelos

  1. Vicente dijo:

    Aunque los abuelos siempre ejercieron un importante papel en la vida de los nietos, la verdad es que en el trato, la cosa ha cambiado mucho, igual que con los padres.
    Hoy los abuelos son personas mucho más cercanas y accesibles, y no son “la visita” o el momento, sino que, con mucha frecuencia no sólo se hacen cargo de los niños para ayudar a sus hijos, sino que incluso ejercen de padres para ellos.

    Un gran tipo el Padre Ángel, ese sí que ha entendido el mensaje de evangélico.
    Gracias y un saludo.

  2. Mª José dijo:

    Este país ha delegado en los abuelos su responsabilidades en la absoluta incompatibilidad de los horarios laborales y el horario y calendario escolar; amén de que con sus sueldos de jubilados cubren las necesidades de la familia, albergando de nuevo en sus casas a sus hijos desahuciados.
    Muchos abuelos merecerían la medalla al mérito del amor y de la generosidad.

    Un abrazo

  3. Marta dijo:

    Gracias abuelos por ser como sois, figura imprescindible en nuestras vidas!!!

  4. wisu dijo:

    No conocía al Padre Angel hasta leer su biografía en Internet. Sí había oido su fundación Mensajeros de la Paz. Y mierense. Abuelo adoptivo de tantos desvalidos y necesitados, comprometido. Qué recuerdos de güelina nos deja Isabel cuando nuestros padres acogían en el seno familiar la atención de los muy mayores, sumideros del saber y del amor familiar. Nos separan varias generaciones en setenta años cuando aparecen pisos más pequeños, residencias más grandes y ocupaciones imprescindibles para el desarrollo y cumplimiento de las necesidades del hogar. Cuánta vida desempeñan los abuelos en las familias, cuánta vida llenan los nietinos para alborozo (y cansancio ¡qué caramba!) de los más mayores, y muchas veces ocupación necesaria en momentos críticos. ¡Qué composición tan impactante de Morgan!

    • Isabel dijo:

      Así es, Wisu; el Padre Ángel nació en Mieres y para los que somos de allí es un orgullo de tener como “paisano” quien fundó Mensajeros de la Paz -hace 51 años-, y que sea esa figura universal reconocida por su labor generosa hacia los más necesitados. Precisamente el año pasado la Asociación “Mierenses por el Mundo” le otorgó la Medalla de Oro con motivo de la celebración de ese medio siglo de trabajo, fundamentado en el amor hacia el prójimo y de las enseñanzas del Evangelio.

      Un abrazo y como siempre, gracias por vuestros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s