Huidos y refugiados

Origen y destinos de los 51,2 millones de refugiados en el mundo. (País de origen: azul; destino de los refugiados: naranja). Fuentes: A. Alonso del diario El País.

Origen y destino de los 51,2 millones de refugiados en el mundo. (País de origen: azul; destino de los refugiados: naranja).
Fuentes: A. Alonso del diario El País.

Cuando las circunstancias del medio se revuelven contra las personales, o las personales contra nosotros mismos, el instinto de supervivencia nos lanza a la petición de socorro, a escapar, a buscar una tabla de salvación.
Cuando esto sucede en un entorno familiar o reducido, y la ayuda proviene de un entorno generoso y en el que el amor prevalece, el problema se resuelve por muchos sacrificios que ello comporte.
Pero cuando esas circunstancias afectan a grupos sociales amplios, y cuando además las tragedias se van sumando por regiones y países de todo el mundo, las respuestas de ayuda son siempre escasas, máxime cuando se han recortado las ayudas oficiales o no.

Las fronteras del bienestar de los países desarrollados se cierran con insolidarios candados para conservar el estatus de vida que nadie quiere perder, ni tampoco repartir. Ni siquiera las migajas que les sobran. Y los países que abren sus fronteras –curiosamente los que están en vías de desarrollo, en su mayoría- a los supervivientes de violencias, hambrunas y acciones bélicas, son “agujas “por cuyos pequeños orificios pueden adentrarse hilos de gentes desesperadas, pero que después van a encontrarse con los dolorosos “pinchazos” de la vida en los campos de refugiados. Porque se quedan pequeños, porque están sobrepasados. Porque la vida de la mayoría de las personas está abocada al desarraigo, a la incomprensión, a la desatención educativa y sanitaria, al hambre, a la propia inseguridad dentro de los campos. Porque para muchos ya es una vida enquistada, sin retorno.

La ONU calcula que son más de 50 millones las personas desplazadas o huidas de sus países, sin más pertenencias que lo que queda de sus cuerpos y de los cuerpos de sus hijos. Y la cifra parece seguir multiplicándose porque se multiplican los conflictos.
Manos que mecen la cuna de los inocentes. Las unas los adormecen con promesas, las otras, negocian “armas” que terminan con su dignidad y su vida.

Isabel

Publicado también en Cartas de los Lectores del diario La Nueva España (lne.es) con fecha de 30 de junio 2014.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Huidos y refugiados

  1. Esta realidad es impresionante, y en su interior podemos encontrar casi todos los horrores, pero estoy contigo en que hay que decirla, contarla, para al menos tener la conciencia en alerta, no dormida en nuestros sueños de bienestar.
    Un abrazo
    Ramón

  2. María dijo:

    Hay que hablar, contar, denunciar, porque el dolor de todas esas personas no puede ser silenciado, ni olvidado.
    Excelente entrada, Isabel.
    Un beso muy fuerte…

  3. Debemos concienciarnos de esta realidad y tus palabras nos ayudan a hacerlo. Gracias. Un beso.

  4. Fuerte texto donde expresas tan cruel realidad y que nos toca tanto hasta estas tierras. Bien sabes que México ha sido regazo que recibió a tantas víctimas extranjeras del mal, pero que también (al igual que muchos otros países hermanos de Latinoamérica) ha dejado ir a sus hijos (a los que no sabe proteger) hacia el imperio del norte a sufrir tanto, si no es que a dejar la vida misma en condiciones horribles.

    De la buena España, la crudeza de la Guerra Civil nos trajo una oleada de españoles de oro que contribuyeron con grandeza de alma y enorme gratitud a que México entrara a la modernidad en ciencias y tecnología, y a que en sus artes se enriquecieron con su aportes, amén de aquellos paisanos tuyos que en rubros más sencillos, colaboraron con su trabajo duro al avance económico al lado de todos los mexicanos.

    Abrazobesos muy afectuosos, amiga querida.

    • Eres un mejicano noble, Ernesto, de esa casta que siempre escuché a mi padre ensalzar – pues estuvo un tiempo de su juventud acompañando a dos de sus hermanos. De los tres que se fueron, sólo uno se quedó y regresó a España, con todo su dolor, cuando se jubiló.
      Quizá algún día te haya dicho el amor que mi padre inculcó a todos sus hijos por esa maravillosa tierra y sus gentes de bien. Nos lo decía de forma verbal y también poniendo a nuestra disposición libros sobre la historia de Méjico. “Un país hermano”.

      Te doy las gracias por compartir con todos nosotros tu sabiduría y reflexiones.
      Por eso te doy mis abrazos besos hermanados.
      ¡Buen día!

  5. juan dijo:

    Estupendo artículo por el que te felicito. Las cifras producen vértigo, teniendo en cuenta que uno a uno son seres humanos y no “monedas”.
    Saludos

  6. bensa dijo:

    Son tantos los millones de desamparados que no miramos para ellos y casi todos víctimas de las políticas religiosas, económicas o de ambas. El Poder cada vez se aleja más del humilde. ¡Qué especie somos!

  7. madamebovary dijo:

    Lo peor es que el miedo y la indiferencia enquistan un problema que es de todos. El miedo genera esos populismos que hurgan en lo peor para confinar a los pobres allá donde no molesten.
    Gracias Isabel por esa sensibilidad tuya.
    Un fuerte abrazo.

  8. Maria F. dijo:

    Es increíble como simplemente estos países se vuelven mas poderosos, y los países pobres se quedan atrás. Que vergüenza.

  9. Popota dijo:

    Me sumo a la denuncia. Debemos hablarlo hasta la saciedad, denunciar una y mil veces a los capitalistas, esos grandes devoradores y explotadores de la tierra, la mar y los hombres porque nunca ven llenas sus arcas y manejan a las personas como si fueran meros paquetes.
    Entre banqueros, poderosos empresarios, reyes, jeques, papas y popes y ambiciosos políticos sin ética que en nombre de Dios o de Satán o de quien les parezca tratan a los ciudadanos como si fueran objetos a su servicio e importan y exporta mano de obra barata como si fueran meras piezas de sus poderosas máquinas o de su producción.
    Ellos son los que provocan las guerras, la historia nos lo demuestra continuamente. ¿Cómo? Comienzan siempre desprestigiando alabando a una capa de ciudadanos al mismo tiempo que desprestigian a otra, suele ser de funcionarios, porque quieren gestionar también los asuntos públicos para controlar más a la población y como no, hacerse más ricos, después desprentigian a los campesinos, pescadores, labradores, trabajadores humildes que acusan de ser encleques y bastante inútiles ya que ellos cons sus máquinas de producción son capaces, dicen de acabar con el hambre, cosa mentira porque ya lo vemos, que lo que hacen es provocar aún más hambruna y pobreza. En fin y así hasta que llegan a los cualificados, premiándolos al principio y después acusándolos de privilegiados, a todo esto van importando mano de obra de fuera para abartar el sueldo hasta que consiguen humillarnor a todos los trabajadores.
    Los capitalistas agresivos que sólo piensan en producir usar y tirar, explotar y expoliar, unidos a los poderosos que se aferran al poder como lapas para obtener más beneficios son los que provocan las guerras, destruyen los pueblos, las ciudades, vuelan los edificios, los puentes, las calles, violan los derechos humanos…y cuando todo está terriblemente destruido, reflotan airosos de nuevo y con sus empresas ponen a los supervivientes a trabajar para ellos.
    Es terrible, si los ciudadanos no tomamos conciencia, su deseo es achicarnos hasta llegar a la edad media para que viviamos de su miserable caridad.
    Siento decirlo, pero las iglesias del mundo tienen mucho, mucho que ver con todo esto a lo largo de la historia, vemos que siempre han estado al lado de los reyes, los banqueros y familias de arbolengo. No dudo de que haya buenos sacerdotes, sean de la religión que sea, pero las instituciones religiosas de acá y de allá dejan mucho que desear.
    Debemos luchar por que se nos respete y denunciar todo este dolor que producen arrancando a la gente de su origen. Qué pena, nos envían a los hijos fuera, los hacen emigrante para acepten mejor los trabajos que se les ofrecen y así a su vez los grandes ricos de ese país pueden bajar los sueldos en sus empresas.
    Hace mucho el dinero,
    mucho de verdad..

    Disculpadme, me he pasado escribiendo, pero no hay derecho.
    Gracias Isabel por tu artículo.

  10. Gracias a ti, Popota, por tu intervención. Hay dolores que merecen gritos.
    Un abrazo.

  11. Según UNICEF, el conflicto en Siria entra ya en su cuarto año y pone en riesgo la vida de 5 millones de niños que están sufriendo la violencia, el desplazamiento a gran escala y la escasez de recursos básicos.
    Y esto sólo para Siria… ¡escalofriante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s