La expresión de los afectos

Johann Geor Meyer

Johann Georg Meyer (1813-1886)

La expresión de los afectos tiene tantos colores y matices como tantos son los sentimientos y las emociones que anidan en las personas, aunque, con demasiada frecuencia, se suelen levantar muros de contención entre ellas que impiden su liberación e intercomunicación.

Para muchas de estas personas el hecho de poder manifestar sus afectos, y con ello, la posibilidad de proporcionar una sensación de bienestar a quienes estiman, supone un gran esfuerzo de superación, tanto en sus formas de expresión oral como gesticular. Aman, aprecian, quieren como el que más, pero se sienten incapaces de manifestar sus sentimientos con palabras amables, caricias, besos o abrazos. Sus afectos los canalizan de maneras muy distintas: atienden, se preocupan, gestionan con eficacia y velan por el bienestar de las personas queridas. Esta forma de expresar sus afectos no suele ser tan bien valorada y comprendida por quienes los reciben -o por quienes se atreven a juzgarla-, como aquélla otra más melosa –y a veces más engañosa- resultante del lenguaje corporal directo.

La expresión de los afectos cobra una gran relevancia en aquéllas etapas de la vida que son especialmente sensibles, como las de la infancia y la senectud, sin dejar de lado todas aquellas en las que el ser humano ha de enfrentarse a situaciones difíciles a lo largo de su vida. Esta comunicación afectiva constituye, pues, el pilar que sostiene las bases del sentimiento mutuo entre las personas, y forma una parte muy significativa de su realidad emocional.
La capacidad con la que cada individuo cuenta para reprimir o liberar la expresión de sus afectos, no sólo depende del trasfondo genético de cada uno de ellos, sino que también, y mucho, de su educación, aprendizaje y capacidad de superación.

Isabel F.B. de Quirós

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

40 respuestas a La expresión de los afectos

  1. bensa dijo:

    Me gusta esta reflexión sobre los afectos y especialmente por la manera de manifestarlos. Como bien dices nos solo lenguaje corporal, educación y aprendizaje; la capacidad de superación es la clave en los afectos el amor y tantas otras cosas que dejan el “ego” en segundo plano.
    Buen comienzo de la mañana, me gustó.
    Un beso

  2. carmen dijo:

    Que sí Isa que no precisamos tantos ropajes para abrigar los afectos.Besos.

  3. Javi-k dijo:

    Interesante reflexión, Isabel. Y mucha razón en estas palabras. Es un tema interesante el de las muestras de afecto. Por desgracia, por lo general sólo observamos las muestras físicas cuando hay muchas formas de demostrarlo.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

  4. Veronica dijo:

    Isabel: No puede menos que identificarme con este párrafo. “Sus afectos los canalizan de maneras muy distintas: atienden, se preocupan, gestionan con eficacia y velan por el bienestar de las personas queridas. Esta forma de expresar sus afectos no suele ser tan bien valorada y comprendida por quienes los reciben -o por quienes se atreven a juzgarla-, como aquélla otra más melosa –y a veces más engañosa- resultante del lenguaje corporal directo.”
    Hace poco, muy poco, sufrí las consecuencias del juicio incomprendido e injusto. Aún lidio con las consecuencias y con el dolor que me produjo.
    Un abrazo fuerte.

    • Le decía a Javi que incurrimos con frecuencia en juicios gratuitos sobre cómo se demuestran los afectos, y añado, el valor que le damos, pues si no coincide con nuestro estereotipo ocurren consecuencias como las que comentas te han sucedido: incomprensión y dolor. Verónica, sé tu misma. Simplemente. Siempre.
      Un gran abrazo, y muchas gracias por tus palabras.

  5. Alma Esther dijo:

    El afecto lo podemos demostrar en distintas formas, es como tu lo dices según nuestra educación …lo importante es demostrarlo todos y cada uno de nuestros días porque la vida es muy corta…feliz fin de semana

  6. Excelente exposición Isabel, matices, colores, como personas existentes a nuestro alrededor o en el tiempo, personas que vamos conociendo… Símbolos de conjunción que van expresando lo que significa el afecto verdadero, el centro místico de la comunicación entre los seres humanos. No es fácil y a la vez es lo más natural. Cuando paseamos sin prisa, encontramos la flor que nos seduce, o el animalito insignificante que nos hace detener el paso para observarlo, para aprender de su existencia… Así con los afectos, nos ocurre lo mismo, se convierten en centros escondidos que dejan de ser lugar, para ser centro, corazón latente. Ahí encontramos el bien que todos buscamos en la comunicación, en la amistad, en los encuentros… Creo y dejando a un lado el mal que también nos acecha. Me ha encantado tu expresión y también la imagen de Meyer, my acorde. Gracias mi amiga. Un abrazo.

    • Qué hermoso texto nos has regalado Julie; bella la envoltura y el lazo con el que lo has adornado, bello lo que guardaba dentro: “los afectos se convierten en centros escondidos que dejan de ser lugar, para ser centro, corazón latente”.
      Muchísimas gracias, un gran abrazo. Y buen fin de semana.

  7. María dijo:

    Isabel, estoy de acuerdo contigo en que se valora más esa expresión inmediata y física de los afectos, que la otra. La que va unida a un interés, preocupación, desvelo por las personas que nos rodean.
    Yo pienso que la primera es una cuestión casi genética. Somos cariñosos y regalamos nuestros mimos, pero detrás de todo ello, puede existir tan solo, una gimnasia emocional. Demostrarlo de la segunda forma, te implica mucho más.
    ¿Qué sería deseable? Quizá las dos, pero, pese a todo, yo me quedaría con la primera.
    Un abrazo, amiga querida…

    • Es un lujo recibir vuestras opiniones, prolongáis mi texto, enriquecéis mis reflexiones, y siento la expresión amiga de vuestros afectos.
      María, estoy de acuerdo contigo, la conjunción de las dos formas de expresión sería la más deseable. Lo importante es dar, cada cual como entienda y pueda.
      Por mi parte, recibe mi cariño, amiga. Un abrazo.

  8. EmocionesEncadenadas dijo:

    Tema complicado y sensible.
    Todos tenemos que aprender a interpretar los mensajes que se nos lanzan con ambos comportamientos. La reflexión que compartes es muy oportuna.
    Un fuerte abrazo, Isabel.

  9. madamebovary dijo:

    Yo soy de tacto fácil: me gusta besar y acariciar, y viceversa. Sin embargo me frena un resto de timidez que se diluye con la confianza.
    Y, efectivamente, les luce poco el afecto a esas personas que parecen retraídas, pero que, sobre todo en la necesidad (me ha tocado sentirlo), ponen todo lo que no expresan con palabras y gestos. Cuando saben que hacen falta, siempre están, siempre en segundo plano; no fallan.
    Y siempre, el acto, el gesto, la caricia, el beso, el tono de voz o la mirada hacen la vida más llevadera, como tus palabras de sensibilidad, paz y bienestar, tan necesarias. Gracias.
    Buen fin de semana. Un beso fuerte.

    • Me identifico contigo, madame, de “tacto fácil”… me encanta esta expresión. Es cierto que “el acto, el gesto, la caricia, el beso, el tono de voz o la mirada hacen la vida más llevadera”… siempre y cuando sean expresiones leales, auténticas. Creo que esto lo tenemos claro.
      Tan claro como mi agradecimiento por tus palabras y por el afecto que me demuestras.
      Un beso fuerte también para ti, y buen fin de semana.

  10. cristinafra dijo:

    Cuanta razón tienen tus palabras y cuantas veces veces estas muestras de afecto nos arropan y nos hacen sentir bien, aunque hay que saber valorar el afecto a través de la dedicación y responsabilidad no sólo a través de muestras de afecto, pues no sólo un abrazo un beso o un regalo llenan todas las necesidades en esas edades tan críticas aunque son muy necesarias.
    Un abrazo muy fuerte para ti Isabel 😊😘

  11. grojol dijo:

    He llorado, Isabel, al ponerme a comentar estas palabras.
    Me encanta la extraordinaria sensibilidad con la que has tratado un tema que, con demasiada frecuencia, se despacha con mucho desconocimiento o como hiriente chascarrillo.
    En tus palabras se nota un gran conocimiento y una afinada comprensión que ya quisiéramos encontrar a nuestro alrededor los que somos así… de difíciles.
    Un fuerte abrazo

  12. Maria F. dijo:

    Gracias por discutir este tema complejo de la expresión de las emociones. A veces pienso que a los artistas se les hace mas difícil, pero no se, por otro lado pienso que todos tenemos que crecer tarde o temprano, la verdad es que es complicado.

  13. Popota dijo:

    Que bien ilustrada está esta interesante reflexión sobre la forma de expresar los afectos o sentimientos, Isabel. Los niños suelen ser más sanos y naturales a la hora de manifestarlos. Esta pintura de Meyer como tantas otras que tiene lo refleja muy bien. Qué guapa, quién pudiera pintar así.
    Mucha gente se cohibe por culpa de los prejuicios, otros son tan empachosos que resultan hasta cargantes, pero en fin, ahí estamos todos con nuestra forma de ser y expresión según la educación, el entorno, la familia, la sociedad, el ambiente ..de donde y cómo te hayas criado.
    Mi madre por ejemplo, es una nonagenaria un tanto recatada, distante y un pelín seca a la hora de expresarnos su amor. Su manera de expresar el cariño es preparándonos la comida favorita de cada uno. Tan exquisita le sale que ni el mejor chef de moda lo haría mejor.
    Qué delicia de leche frita, rosquillas de nata rancia con ron, o almejes con fabes..me prepara para decirme ,”Bienvenida a casa, fía” y en vez de estamparme unos fuertes besos, me planta la bandeja en la cara.
    Qué bonito lo que nos cuentas.
    Un besín.

    • Popota, en estos momentos me siento un clon tuyo. Son muchas cosas las que nos unen, hasta esa madre nonagenaria que da la bienvenida a casa con el cariño de una deliciosa comida o de unos dulces que nunca volveremos a probarlos igual, por cuanto amor contenían.
      “Bienvenida a casa, fía”. Bienvenida siempre, querida amiga.
      Besinos.

  14. ¡¡Hola Isabel!! 😄
    ¡¡Ya estoy aquí!! y muuuyyy contenta de visitar tu rinconcito. Me gusta mucho. 😄
    Me quedo y así puedo curiosear un poquito.
    Muchas gracias por visitar mi Ruka de colores y participar de mis delirios creativos.
    Saludicos guapa 😉

  15. Chelo Puente dijo:

    Es cierto que para muchas personas es difícil demostrar afectos. Sin embargo, pienso que lo verdaderamente importante es sentirlos, sea cual sea la forma de expresión. Hay veces que una mirada abraza sin abrazar y una sonrisa besa sin besar.
    Un abrazo (aunque sea virtual) de los de “ya estoy aquí” 🙂

  16. Me alegra tu abrazo por sincero y te doy las gracias por hacérmelo sentir.
    Así mismo te doy las gracias por recalar en este espacio y hayas apalabrado, con tu opinión,, nuestro día.
    Un gran abrazo.

  17. Son tan importantes los afectos (y su manifestación) en nosotros los humanos que nuestra felicidad y salud mental y física dependen mucho de su buena administración.
    Gracias por éste escrito.
    Un Abrazo Isabel 🙂 .

  18. Charlipap dijo:

    Hola Isabel, soy nuevo por aquí, y vengo de casa de Grojol, un buen tipo. No sabes como me gusta esta entrada, qué importancia le doy, y cuanta falta nos hace lo que en ella dices. ¿Es posible que confundamos la educación de las personas con la formación del ego? Me parece que sí. En estos valores materiales malditos que vemos inculcar a diario, lo importante es estar arriba, no estar con. Gracias por abrirme la puerta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s