El recreo había finalizado

El recreo habia terminado

Cuando paseaba por las cercanías de un colegio algo llamó mi atención que me hizo abandonar el estado de distracción en el que iba sumida. Mis oídos se despertaron al escuchar un conjunto de sonidos cortos y repetitivos -semejantes al reclamo emitido por algunas aves-, y un coro alegre y chillón de voces infantiles. Unas jóvenes profesoras, silbato en boca, llamaban con afán a sus pequeños alumnos que ocupaban un área acotada de juegos en el gran patio. Cuando al fin consiguieron su propósito, cada profesora, como si se tratara de una “mamá pata”, conducía tras de sí a una fila de alegres “patitos” que, hasta ese momento, habían estado disfrutando de un tiempo de esparcimiento y libertad. El recreo había finalizado.

A los sones marcados por sus guías de cabecera, los grupos de manos entrelazadas se sucedían uno detrás de otro, casi en silencio, formando una cadena que parecía no tener fin. Permanecí inmóvil, embelesada, hasta que desapareció de mi vista el último niño del último grupo de las distintas “nidadas”. Pero cuando ya me iba, pude escuchar el regreso de reclamo que, de nuevo, se dirigía hacia la zona destinada a los juegos infantiles.
Al poco tiempo pude comprobar que un puñado de rezagados “patitos” habían decidido permanecer sordos y hacer de su tiempo un antojo, y cómo en sus afligidos semblantes se podía leer la reprobación pertinente de quien los tenía a su cargo.

El último de la fila, y también el más afligido, lloraba desconsolado. Su cuidadora se dio cuenta de ello, se le acercó cariñosamente y le consoló con un beso cómplice; después, cuando pasó al lado de los demás, regaló a todos una caricia consoladora.
Pronto desaparecieron de mi vista.
Y yo seguí mi camino. Sonriendo.

Isabel F. B. de Quirós

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

34 respuestas a El recreo había finalizado

  1. María dijo:

    A mi siempre se me dibuja una sonrisa cuando veo una imagen así.
    Las cuidadoras infantiles, tienen mucho mérito.
    Un gran abrazo, querida Isabel.

  2. guiomar52 dijo:

    No pidías describirlo mejor. Una puntualización a María en el comentario anterior. No son cuidadoras infantiles son profesoras o profesores con la especialización de Educación Infantil. En la enseñanza pública funcionarias por concurso oposición. Y os lo aseguro son los niveles de nuestro sistema educativo más difíciles de trabajar. Se requieren muchos conocimientos psicológicos y pedagógicos para organizar con éxito un aula de Educación infantil y formar los pilares o cimientos de futuros ciudadanos. Es una de las partes más delicada en educación. la imagen de Isabel es preciosa. Detrás de ella hay una organización laboriosa y coordinada de los equipos de Educación Infantil en las que no puede quedar un cabo suelto. Sí es un entramado maravilloso. Y quién ha trabajado con éxito en la educación infantil posee el domino para abordar con éxito cualquiera de las etapas educativas de nuestro sistema. Un abrazo.

  3. Anónimo dijo:

    Qué imagen tan entrañable describes! Como profesora de Educación Secundaria y Bachillerato siempre admiré a mis compañeros y compañeras de Educación Infantil. Su trabajo tiene que estar muy bien orgaizado para atraer a esos pequeños, ávidos de aprender . Y qué mérito cuando los sacan de las aulas para enseñarles el mundo que les rodea.!

  4. Juliaber dijo:

    No sé por qué salí como “Anónimo2

  5. madamebovary dijo:

    Los rezagados, tan ensimismados en sus juegos. Pero hay que dejar el recreo y la joven maestra negocia con un beso, y reparte caricias. Ojalá la comunidad educativa recoja el reconocimiento social que merece, hoy puede ser un gran día para comenzar, espero.
    Qué linda y tierna imagen, Isabel. Me haces sentir la emoción de la niñez. Gracias.
    Un beso muy fuerte.

  6. Toda la prosa es la síntesis de un buen hacer educativo, sin duda. Me ha gustado mucho leerte hoy, Isabel. Todos somos, en algún momentos, ese patito que no alcanza la fila y parece que va a caer al abismo… pero la mano de la educadora lo salva. Precioso. Mi gran abrazo para ti. Feliz tarde de sábado. Besos.

  7. Corinne dijo:

    La belleza de observar…

  8. En Suecia, solamente los alumnos mejores de cada convocatoria pueden dedicarse a ser Educadores Infantiles…, disfrute con tu escrito. Saludos.

  9. Popota dijo:

    Un buen homenaje a los maestros de parvulitos. Me has hecho recordar que yo también he sido una alumna rezagada, un poco solitaria, un poco terca.. pero qué suerte la mía, cuando apareció la segunda maestra en el pueblo y con disciplina y sonrisa me hizo ver el mundo de la escuela de otra manera. Para mí era un suplicio ir a la escuela. Maestros, porfesores como en todas las profesiones hay de todo, pero para mí tienen un mérito increíble.
    Las pinturas son la mar de bonitas, Isabel.
    Un abrazo

  10. Entrañable publicación, Isabel. Qué gusto leerte. Imagen hermosa la de la pata y sus patitos para referirse a los pequeños y sus profesoras.

    Grande abrazobeso, amiga.

  11. Maria F. dijo:

    Preciosas las imágenes y prosa Isabel, gracias por compartirla!

  12. escribano13 dijo:

    Como siempre, aplausos Isabel. Solo apuntar que que la profesión de Maestra/o tendría que ser absolutamente vocacional. Guardo buenos recuerdos de muy pocos de ellos…desgraciadamente.
    Tengo pendientes cosas tuyas por leer, estos meses fueron extraños..
    un abrazo 🙂

  13. bensa dijo:

    ¡Qué bonita y tierna estampa nos describes! Me gusta el relato, me recuerda a momentos de mi infancia. Lo mejor el comportamiento tierno de la cuidadora, lejos de la disciplina que nosotros sufrimos.
    Me gustó y alegró el día.
    Un beso

  14. Genial relato de los que enternecen y alegran el corazón.
    Muchas gracias por el post.
    Un Abrazo Isabel 🙂 .

  15. plumayluz dijo:

    Los cuidadores infantiles, los segundos padres de los infantes…
    Al final, racionales o irracionales tenemos los mismos comportamientos.

    Abrazo, Isabel

  16. Hola Silvia,
    ¡qué poco se valora en nuestro país el trabajo de estas profesoras! A diferencia de otros países como en Noruega… que están mil veces más reconocidas. En fin, preciosa dedicatoria.
    Un abrazo

  17. Perdona Isabel, te nombré Silvia… ¿En qué estaría pensando? Corrígelo, please. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s