La insatisfacción

Glyn Philpot

Glyn Philpot

La insatisfacción tiene por costumbre asomarse a nuestra vida con demasiada frecuencia, aunque las cosas nos vayan bien, o lo parezca.
Quizá porque aspiramos a la perfección o porque abrigamos deseos que intuimos no podemos cumplir, o porque esperamos poco de nosotros mismos y demasiado de los demás.
Quizá porque amamos mucho y deseamos el mismo amor a cambio, o porque añoremos palabras y gestos que nunca parecen llegar, o el apoyo y solidaridad de quienes no pueden -o no quieren- dar.
Quizá porque soñamos con un mundo en el que la justicia, la generosidad y la paz sean sus valedores.
Quizá porque no podamos soportar tantas mentiras y vilezas de predicadores que arrastran a las gentes al caos y a la desesperación.
Quizá por la impotencia que todo ello nos produce.

Y aunque siempre tendremos motivos para alimentar nuestra insatisfacción, también es cierto que en nosotros está el poder minimizar o anular sus efectos negativos. No tenemos más que amparamos en la esperanza, porque ella tiene la asombrosa capacidad de dar aliento a la vida.
Para hacerla hermosa.
A instantes.

Isabel F. B. de Quirós

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a La insatisfacción

  1. Gema Albornoz dijo:

    Isabel, tu escrito es impresionante. Me has emocionado.
    Pero emocionarme hasta el punto de tener la lagrimilla a punto de salir.
    Un abrazo fuerte.

  2. La esperanza es un riesgo que debemos correr. Cuanto mayor sea, menor será la insatisfacción. Cordialmente.

  3. Importantes reflexiones, Isabel a las que damos tantas y tantas vueltas.
    !SIEMPRE LA ESPERANZA TIENE QUE PRIMAR, Y UNA ESPERANZA CIERTA!
    Un fuerte abrazo

  4. guiomar52 dijo:

    Has hecho unas síntesis de reflexiones que vengo dando vueltas. Potente texto Isabel.

  5. guiomar52 dijo:

    Esperanza y paciencia. Mira los versos: la paciencia todo lo alcanza…

  6. Ante la insatisfacción está la conformidad, la paciencia, la comprensión, la esperanza… Y no, nunca estamos satisfechos , por eso, porque esperamos más de los demás y eso no es bueno. No esperes nada y te sentirás muy bien… “Que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha”. Somos sensibles y por ello sufrimos, Isabel. Creo que la felicidad está dentro de ti misma y no, no necesitas nada porque tú misma ya eres un ser maravilloso. Mira hacia dentro hasta encontrarte… Un fuerte abrazo, amiga.

  7. Maria F. dijo:

    Muy cierto Isabel. Solo la esperanza obra para mantener algo vivo, solo un poco de consuelo de lo mas mínimo.

  8. Así es, mi querida Isabel, La insatisfacción es arma de doble filo, pues como puede llevar a la superación y a la lucha a favor de la verdad, la justicia y la libertad, también puede llevar a la frustración, al pesimismo y hasta a la muerte.

    Tu reflexión tiene mucho de tintes poéticos, lo que la embellece aún más.

    Vaya un grande abrazabeso transatlántico hasta ti.

  9. Borgeano dijo:

    Impecable texto, Isabel. La insatisfacción, es cierto, se apodera de nosotros a cada paso; pero eso sólo si la dejamos. Me permito un leve diferencia en cuanto a la solución del problema (no es que uno tenga razón y el otro o los otros estén equivocados; sino que hay diferentes soluciones para cada cual): en mi caso en particular, más que ampararme en la esperanza, he encontrado tranquilidad, paradójicamente, en el pesimismo. Sería extenso de explicarme aquí, pero ese pesimismo que siempre me ha acompañado (recuerdo haberlo sentido ya en mi infancia) ha sido liberador.

    Un fuerte abrazo.

  10. Hola Isabel. Estando de acuerdo contigo en lo fundamental, no puedo dejar de pensar en lo positivo que tiene la insatisfacción como motor de superación y de mejora, tanto en lo personal como en lo social. Quizás impide el alcance de la felicidad fácil, pero la contrapartida me parece interesante, ¿como sino un artista buscaría la excelencia?. Muchas gracias por hacerme reflexionar, a veces viene bien un empujoncito.
    Un abrazo.

    • Hola Charly, te doy mil gracias por haber accedido a este blog, dejarnos un comentario y proponernos una nueva vía abierta a ala reflexión: “la insatisfacción como motor de superación”. Me parece imprescindible; yo creo que en todo lo que hacemos nos queda ese regustillo de insatisfacción, ávidos de alcanzar la “excelencia”.
      Un abrazo, y buen fin de semana!

  11. Veronica dijo:

    ¡Qué ciertas tus palabras, Isabel! Nuestra tarea a diario consiste en vencer la inercia de esa insatisfacción y transformarla en belleza.
    Un abrazo fuerte.

  12. Importante escrito para no ceder nunca ante el desánimo y ampararnos en la esperanza.
    Un Abrazo Isabel 🙂 .

  13. Me decía mi padre que estar bien también cansa 🙂

  14. María dijo:

    Quizá la insatisfacción es la que nos lleva a intentar mejorar todo lo que nos rodea. Y también a nosotros mismos. Yo pienso, que todo reside en nuestro interior y que en ti, amiga mía, existen tantas cosas bellas, que comprobarlo sólo hace más fuerte esa esperanza.
    Una entrada para pensar.
    Un abrazo fuerte, fuerte.

    • ¡Qué complejo es todo, María! o quizá hacemos complejo lo que es sencillo en la vida.
      Muchas gracias por la valoración que haces de mi texto, de mi persona.
      Espero que el Mediterráneo permita que sus corrientes coincidan en un punto en el que ponga cara a la amistad, a la bella.
      Mi abrazo fuerte para ti, María.

  15. Popota dijo:

    Muy buena tu reflexión, Isabel. Es cierto que la insatisfacción nos puede perjudicar mucho, pero también la insatisfacción nos puede ayudar a superarnos, a que no nos dejemos manipular de manera facilina. La humildad, la sencillecez,..entre otras virtudes tamién, creo,pueden ser importantes para que la insatisfacción no nos enferme.
    La pintura es preciosa, un pintor más que debo descubrir. Gracias, Isabel.
    Un abrazo

    • Quizá porque deseando amar no amemos, o porque deseando que nos amen no sean capaces de hacerlo, quizá porque deseando ser hadas y princesas no somos más que ranitas o gelatinas de colores, quizá…
      Gracias querida amiga.
      Besinos y mi cariño siempre.

  16. bensa dijo:

    Otro escrito magnífico, este dedicado a un aspecto de nuestro sentimiento hacia los demás que muchas veces no es lo recíproco que uno desea. En los comentarios que te hacen los que me preceden se completan otros aspectos de esto que llamamos insatisfacción y que resulta un motor de nuestros actos.
    Un beso

  17. carmen dijo:

    La insatisfacción es como la loca que revuelve las sábanas cuando nos acostamos a dormir…
    Besos Isa.

  18. Popota dijo:

    Lo de ranitas o gelatinas de colores, me llegó al corazón, Isabel. Ya he visto que has leído mi cuento. Mucha thanks.
    Os pido disculpas por la cantidad de errores que he cometido en mi comentario, como si lo escribiera estando un poco moña. No, nada de eso, cuando lo estaba redactando se me estropeó la lámpara del techo, de cuatro focos que tiene se fundieron tres, me quedé a casi a oscuras, entre el reluz de la pantalla que me ciega bastante y un foco que parecía más un “cucu zenón” (luciérnaga) que bombilla.
    Sorry.

  19. madamebovary dijo:

    Me parece una aguda e intensa reflexión la tuya. Entiendo que la insatisfacción no tiene por qué ser negativa en sí misma: aunque haya circunstancias en las que te sientas colmada, habrá otras de las que esperas más, incluso muchas inalcanzables y por lo tanto ajenas (o no), pero, efectivamente, la esperanza, la confianza o el tesón te ayudan a mantener el equilibrio, tan necesario para ser razonablemente feliz. No es fácil entender el mundo porque incluso nuestra existencia parece un absurdo, no es fácil (no se puede) aceptar la injusticia, la explotación, la enfermedad demoledora, el latigazo del desamor, pero hacen falta los viajes interiores y mantener la conciencia despierta, no para sufrir de manera estéril, sino para dar lo mejor que se pueda dar sabiendo lo imperfecto y absurdo de este mundo y su gente, y la enorme fuerza del deseo.
    Me pongo a mirar y a escribir, poco porque por suerte la gente y la naturaleza que me rodean me llevan mucho tiempo, bien aprovechado, como lo es acudir a tus reflexiones y trabajos, que dan un soplo de esperanza y ayudan porque se constata que es una suerte contar con una amiga con un sentido tan positivo ante las cosas de la vida. Gracias, amiga.
    Un beso de mañana de domingo. Que tengas un feliz día.

    • He abandonado mi vida de anacoreta por unos días y es una alegría enorme reencontrarme con los amigos, con amigas virtuales como tú, Emma -espero que algún día lo virtual cambie a real- a quien admiro y, si me lo permites, quiero, enormemente.
      Es un placer, siempre leerte. Muchísimas gracias por compartir tus reflexiones.
      Besos y ¡hasta siempre!

  20. Juliaber dijo:

    Como siempre, magnífico texto. Qué reflexión tan acertada! Y la conclusión… sin ESPERANZA non podríamos vivir.
    Un abrazo.

  21. Acabo de descubrirte en el cosmos del mundo bloguero. Me gusta como escribes porque tus palabras rezuman,,paz, tranquilidad, poesía. La insatisfacción copa la pasividad de nuestros días cuando en realidad debiéramos estar satisfechos de todo lo conseguido, pero el alma humana es así de compleja. Yo llevo poco tiempo aquí y llegué casi por lo mismo. La imposibilidad de alcanzar y conseguir aquello que deseas y la soledad de no compartirlo con nadie. Te seguíré. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s