La silla que otea el mar

P1180504

Tan entregada al mar ha sido su vida,
que ante su furia
y sus ansias de conquista
permanece inmóvil
contemplando el avance de las olas
que amenazan su destino.

Hubo un tiempo,
en el que el mar, enamorado,
la admiraba desde la lejanía
y en las noches de luna
la tentaba con un beso de espuma tímida.

Hoy, con la arrogante actitud del poderoso,
se adueña de sus arenas,
desprecia la fragilidad de su vejez
e ignora el quejido de sus silencios.

Al otro lado de la penumbra,
espera.

Isabel F. Bernaldo de Quirós

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

29 respuestas a La silla que otea el mar

  1. Un hermoso poema, Isabel. Reflexión honda y poética frente a la inmensidad y la materia trabajada y envejecida por el tiempo de la silla, como resultado, esa acción creadora de tu evolución espiritual. Te felicito por el poema.Y te mando mi cariño siempre. Un fuerte abrazo.

  2. guiomar52 dijo:

    Un hermoso poema y una bella fotografía. Un buen trayecto de vida con la mar de fondo. Enhorabuena, alma marina. Un abrazo fuerte.

  3. malyloup dijo:

    tes mots que je lis en tentant de les traduire m’évoquent surtout ta sensibilité et c’est très beau, isabel (j’image ta voix et c’est encore mieux!)
    gros bisous

  4. Hermosos versos y profunda reflexión ante el paso del tiempo y de la vida, que a veces traen nuevas luces y a veces, incierta oscuridad. En el correr de tus palabras se siente el oleaje.

    Una lectura para meditarse y para dsifrutarse mucho. Te dejo cálido y cariñoso abrazobeso, trovadora infatigable.

  5. También lo podemos interpretar como un acto de pura entrega, última. Lo malo es que este mar enloquecido -muchos amados adolecen de la misma ceguera-, aunque la veo firme, clavada en la arena, apuntalada por tus versos, alentada por los náufragos que ayudó a avistar, es capaz de derribarla para devolverla a la orilla, descoyuntada. Pero esta silla ha pasado a ser poema, a ser mirada con ojos de poeta, a ser poesía y por tanto, eterna.

    Un abrazo fuerte, Isabel.

  6. Precioso poema de como el mar, el poderoso mar, aunque se enamore de lo que en su orilla esté, termina por engullirlo todo. Un abrazo.

  7. antoncaes dijo:

    Me ha encantado,La combinación mágica de agua, arena y letras. Besos.

  8. Javi B. dijo:

    Buenísimo el poema, Isabel. Me ha encantado la reflexión a la que llevan tus versos sobre la vejez y el inexorable paso del tiempo.

    Me ha gustado mucho. Gracias por compartirlo.

    Un fuerte abrazo.

  9. Borgeano dijo:

    Cuando vi el título del poema en mi feeder, ya sonreí ante lo encantador (vamos: lo poético) del título mismo. Luego, el poema, es todo lo que se necesita para comenzar bien el día: bellleza, sutileza, sentimiento, pensamiento.
    Sé que sabes de lo que siento por el mar y de todo lo que éste significa para mí. He escrito un par de poemas con ese tema pero que no se acercan, ni por asomo, al tuyo. También hace un par de semanas dos queridos amigos (Julie Sopetrán y Xabier Nobella) han escrito hermosos poemas sobre el mar. Me llevo el tuyo y lo guardo junto a los de ellos. Esa Antología marina es algo que, sospecho, se me hará necesaria en algún momento.

    Un fuerte abrazo.

    • Es todo un honor para mí que lleves “mi mar” con los mares queridos que te acompañan. Muchas gracias por tus generosas palabras y mi abrazo fuerte que estrena septiembre.

      • Borgeano dijo:

        Fue la casualidad, más que nada, lo que despertó la idea de guardar todos los poemas relativos al mar. El mismo día, Julie Sopetrán y Xabier Nobella publicaron un poema con ese tema; luego, pocos días después, apareciste tú con esa belleza que nos compartiste. Sumé algún otro, mío, que no les llega ni a los tobillos a los de ustedes; pero poco a poco voy armando una bella antología personal.
        Esperemos que este septiembre nos brinde buenas lecturas y, sobre todo, mejores escrituras.

        Un fuerte abrazo.

  10. Como con todos tus poemas tengo que releerlo varias veces, y como siempre, me invita a reflexionar y a verlo como capas de información. Lo cierto es que me ha gustado tu poema amiga.
    Un abrazo.

  11. Como ciertos amores, desde la lejanía aman con suavidad, pero en el momento en que se acercan, se arrogan el derecho de amar sin contemplaciones, exigiendo, incluso haciendo daño. En este poema, el mar se me antoja un antipático amante maltratador. ¡Con lo que amo yo el mar!
    Será que tus poemas, como dice Charly, tienen tantas capas que según cómo los lees te dicen una cosa o te dicen otra.
    ¡Un millón de abrazo marinos, querida poeta!

  12. Otro gran poema amiga, como ya te comenté en Facebook me encanta poder hacer varias lecturas y encontrar capas de significado.
    Un abrazo Isabel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s