La sinceridad

La sinceridad, hermana de la verdad, prima de la prudencia y amiga de la confianza, es una excelente virtud que con demasiada frecuencia revierte en imprudencia, vileza o maldad. Y sus consecuencias pueden ser nefastas cuando todo ello va acompañado de malas formas y del sabor agrio de las palabras.

Ser coherente y manifestar lo que se cree, piensa o sabe, no implica que haya que exponerlo a toda costa y con todo detalle pese a quien pese, sin tener en cuenta el daño que ello puede causar. Y mucho más si se tiene en cuenta que la veracidad no es una ciencia exacta.

Sabemos que hay informaciones que pueden, o requieren, ampararse en la dulzura de un silencio prudente o de una simulación preventiva, o de ir acompañadas de modos y términos arropados en bálsamos curativos. El sentido común, la prudencia y la generosidad convertirán a la sinceridad en una hermosa y excelente virtud.

Isabel F. Bernaldo de Quirós

Os dejo el enlace de la entrada que escribí el año pasado sobre la verdad:

https://apalabrandolosdias.wordpress.com/2017/08/07/sobre-la-verdad/

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a La sinceridad

  1. Administrar la verdad? Me gusta.

  2. María dijo:

    La verdad, algunas veces, es algo personal, pero si estás dispuesto a lanzar a alguien una verdad (aunque sea la tuya) debes intentar hacerlo con una delicadeza exquisita.
    Muy bueno tu texto, querida Isabel.
    Un besazo.

  3. Alguien dijo que “nadie es dueño de la verdad”, porque hay muchas verdades, tantas como seres humanos, de todas formas, prefiero una persona sincera a falsa. Me parece un buen análisis. Es importante no fingir pero sin hacer daño a nadie. No se puede aseverar nada de nadie porque “las apariencias engañan”, y hay que ser muy cuidadoso con este tema. Me parecen excelentes tus textos y los he disfrutado. Mi abrazo fuerte.

  4. “El sentido común, la prudencia y la generosidad convertirán a la sinceridad en una hermosa y excelente virtud”.
    Sinceramente, nada que añadir.
    Gracias, amiga, por tus reflexiones.
    Un abrazo muy fuerte.

  5. Son díficiles de expresar los conceptos que expones, brillantemente en los dos artículos. Pero lo Pienso es que para ser sinceros hay que decir siempre la verdad y eso es imposible. A veces mentimos y lo hacemos bien por no dañar, lo que se llama la mentira piadosa o por cualquier causa. Es intrínseco a la Naturaleza humana. Filosóficamente hablando hay verdades absolutas, verdades relativas, según la ciencia en la que se expresen, esto lo veo por otro lado. Si nos referimos al sentido cristianos, entraríamos en las virtudes. Pero el concepto de virtud se aplica de una forma inexacta en las religiones en general. Viene de un término latino, relacionado con el valor, valor físico y se asocia al hombre, de hecho vir/ latin viril. Pero la palabra está desvirtuada en ese sentido. Por ello o por la hora que es, tarde, no sé si veo todos los términos relativos, .Qué es la verdad? Habría que establecer unos parámetros específicos para movernos en este término. La verdad, la sinceridad como capacidad de no mentir nunca no es igual para todos o varía según las circunstancias. Y que es la virtud? Los artículos son buenos Isabel, muy buenos, pero yo que soy de tanto dar vueltas a la cabeza, me quedo pensando en estos términos, filosofía, religiones. Y ejercitando el pensamiento, que no es poco y por ello también te agradezco los artículos que me invitan a reflexionar. Un fuerte abrazo y mil gracias.

    • Mil gracias a ti, Isabel, por compartir tus reflexiones. Sólo decirte que no he utilizado la palabra virtud con ninguna connotación religiosa. De todas las acepciones, la RAE, solo menciona como número 8 la referida a la “tradición católica”:
      1. f. Actividad o fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos.
      2. f. Eficacia de una cosa para conservar o restablecer la salud corporal.
      3. f. Fuerza, vigor o valor.
      4. f. Poder o potestad de obrar.
      5. f. Integridad de ánimo y bondad de vida.
      6. f. Disposición de la persona para obrar de acuerdo con determinados proyectos ideales como el bien, la verdad, la justicia y la belleza.
      7. f. Acción virtuosa o recto modo de proceder.
      8. f. Rel. En la tradición católica, cada uno de los espíritus celestes que forman su quinto coro y, junto con las dominaciones y las potestades, la segunda jerarquía, poseedora de la fuerza de ejecución de los planes de Dios. U. m. en pl.

      Un abrazo muy fuerte y que pases un feliz día.

      • Sí, cierto, me refería a la etimología de la palabra. Efectivamente el diccionario de la rae la define así. Y en cuanto a la evolución del término así ha sido. Pensé que quedaba clara la especificación. Todo lo que mueve el pensamiento es bienvenido para mí. Un abrazo grande.

  6. saricarmen dijo:

    Poco o nada se puede agregar a esta excelente reflexión sobre la sinceridad, que nos has regalado, Isabel. Como decía mi madre: “Se puede decir lo mismo, pero de distinta forma; sin herir a nadie ni creerse dueño de la verdad”.
    ¡Un gran abrazo, Isabel!

  7. Maria dijo:

    Gracias por este pensamiento de filosofía y existencialismo.

  8. MJBeristain dijo:

    Extraordinario debate que invita a todos a la reflexión. Resalto el último párrafo y decir que me ha encantado escuchar (leer) todas las voces de esta reunión. Un abrazo para todos, en especial para ti Isabel. Gracias.

  9. Juan dijo:

    Muy buen texto sobre el importante asunto sobre cómo y cuando decir la verdad; estoy de acuerdo contigo en tu disertación de esta entrada como en aquélla que nos enlazas y sobre la que tratas de la relatividad de la verdad.
    Muy agradecido y un saludo cordial.

  10. Razón tienes. No confundir la sinceridad con la rudeza, por decirlo de alguna forma.
    Saludos.

  11. Rovica dijo:

    Magnifica reflexión sobre la sinceridad. Por casualidad he descubierto tu blog, por curiosidad he seguido y he de decirte que me ha agradado y te aseguro que volveré más veces.
    Saludos.

  12. Nada que añadir, Isabel, salvo decirte que me encantó leer tu magnífica reflexión.
    Gracias por compartirla!
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s