DOS MOLÉCULAS DE OTOÑO

Poema de mi último libro “El aire que rompe la niebla” (Ed. Vitruvio, 2020)

Si os interesa podéis adquirirlo en vuestra librería habitual o en las páginas webs

de La Casa del libro o de Amazon

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a DOS MOLÉCULAS DE OTOÑO

  1. ¡Qué imágenes más poderosas a la vez que encierran toda la ternura de una vida compartida! Y el gran misterio que es el amor…
    Muchísimas gracias, querida Isabel, es un hermoso regalo.
    Un abrazo grande , enorme como tu poesía.

  2. evavill dijo:

    Es un poema precioso, Isabel.
    Un abrazo

  3. Una maravilla de preámbulo para poder leerlo. Un abrazo.

  4. Fantástico el poema, el poemario y la fotografía llena de ternura y cariño. Abrazo a los dos.

  5. Caroline D dijo:

    Moi qui ne parle pas espagnol, comme j’ai bien fait de prendre le temps de traduire ce poème.
    Merci, Isabel.

  6. malyloup dijo:

    oh, chère isabel, qu’il est doux de lire cet Amour dont chacun de tes mots célèbre l’éternité! ❤
    longue vie à vous deux, beaux compagnons que vous êtes
    j'aime ta photo et tes mots complices
    merci pour ce partage intime et plein de Vie
    des gros bisous

  7. Borgeano dijo:

    No sólo nos compartes un poema, Isabel; sino también un ejemplo, un camino señalado, una meta (y todo esto sin un discurso “docente” por así decirlo). La ternura que se desprende de sus palabras es el camino del que hablo.
    La imagen me encantó ¡Me gustó conocer al afortunado!
    Por último, los versos finales: “Somos, después de tantos años / dos moléculas de otoño / sedientas de eternidad”, sabes que son de los que me gustan. Ser conscientes de lo que somos, pero no contentarnos con eso; ir siempre a por más, que menos no nos merecemos.

    Un fuerte abrazo a ambos. Y gracias a ti por esta poesía total.

    • Muchas gracias por tu análisis tan bonito del poema, Roberto. Me hace feliz que te guste y empatices con los sentimientos que guardan sus versos.
      (Ya ves que, aunque he querido “velar” la foto tampoco he querido ocultar a quien le dedico el poema…).
      Un gran abrazo también para vosotros, dos almas “sedientas de eternidad”.

  8. bensa dijo:

    Un poema precioso, una química que se fue moldeando con el paso del tiempo, al final, moléculas cargadas de energía, sedientas de seguir creciendo hasta el infinito.
    Un abrazo.

  9. Popota dijo:

    Lo de confidentes solitarios, me encanta.
    Dos unidades minúsculas creciendo y envejeciendo juntas ante los aire y lo desaires del misterio de la vida, es muy poético y acertado.
    Cuando lo leí en el libro, me identifiqué enseguida con esas moléculas y me hicieron sonreír.
    La foto entre vapores y niebla con ambos mirando hacia arriba, es muy buena.
    Está claro que lo tuyo, querida Isabel, también es la fotografía.
    Besinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s