Recomendaciones para una vida plena

Inge Look

Inge Look

Cuando llegó el momento de mi jubilación, por suerte, elegida, me costó entender el tener que escuchar los muchos dimes y diretes, preocupaciones y recomendaciones, que como un martillo no cesaban de golpear mi mente respecto a cómo iba a ocupar mi tiempo, una preocupación ajena –incluso de personas que no sabían de mi vida- hacia una decisión personal y hacia un modelo de un futuro que sólo dependía de mí.

Y ya disfrutando del dulce sabor de un descanso laboral merecido y deseado, he podido comprobar la intensa oleada de recomendaciones, provenientes de diversos ámbitos, dirigidas a las personas que nos dicen de “la tercera edad” (término administrativo) para que lleguemos a tener una vida plena.
Conviene, dicen, caminar una hora todos los días –sin pararse a ver escaparates, claro- y si se puede, alternarlo con la natación, el baile, e incluso el gimnasio para a ejercitar lo que nunca en otro tiempo se ejercitó. También se recuerda que las labores de casa –incluida la de hacer la compra- vienen muy bien para mover el cuerpo.

La lectura y el aprendizaje van incluidos en el lote de recomendaciones, así que hay que procurar visitar bibliotecas y museos, como también apuntarse a diferentes actividades culturales: clases de historia, arte, pintura, música, bolillos, informática, idiomas… ¡Ah! y también sacar tiempo para ir al cine, ópera, teatro, conciertos o musicales.
Pero como no hay que pararse, también es aconsejable viajar, tanto por cuenta propia como con alguna agrupación social, vecinal, cultural o parroquial. Es una estupenda manera de conocer nuevos mundos y culturas, aunque sea un conocimiento terriblemente “empaquetado”, interminables horas de autobús, de aviones y de aeropuertos. Con ello se ponen a prueba todas las capacidades humanas de resistencia al medio.

Y si aún sobra tiempo, o si se quiere empezar el listado de recomendaciones ya dicha por estas otras, se puede colaborar como voluntario en algunas de las muchas asociaciones que existen sin ánimo de lucro. Al igual que si se tienen nietos, es muy saludable cuidarlos y ayudar a los hijos, que tanto lo necesitan por esa falta de conciliación laboral que tienen cuando trabajan, y cuando no, porque son víctimas del paro y del desamparo.

Las revisiones médicas son imprescindibles, pues los achaques aparecen primero como “humedades” y después como “goteras” necesitadas de reparación urgente. ¡El calendario se complica tanto…! Nunca estuvo el pobre tan agobiado, tan lleno de colores y con tantos datos apuntados.

Y ya abandonando esto tono de ironía, soy de las que cree fervientemente en que hay que cuidarse y seguir las recomendaciones que nuestro médico nos indique, y que, por supuesto, es muy saludable mantener la mente y el cuerpo ocupado, lo cual no quiere decir que estemos obligados a cumplir una letanía de recomendaciones -que a menudo suenan a imposiciones- que nos hagan terminar extenuados, lesionados o estresados.
Tenemos que saber elegir entre todas las ofertas, pero no tienen por qué ser las que eligen o hagan los demás, sino las que a nosotros nos gusten, nos entretengan y seamos capaces de hacer.

Y dejar algo de tiempo para detenerse.
Detenerse para reír, pensar, imaginar o soñar.
Detenerse para sentir el tiempo pasar.
Para contemplar la vida con serenidad.

Isabel

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Recomendaciones para una vida plena

  1. Anónimo dijo:

    Por supuesto que hay que mantener el tiempo y el cuerpo ocupados, pero ahora , como bien dices, en aquello que nos guste y que seamos capaces de hacer y sobre todo, me quedo con la reflexión de esos 4 versos. Nadie me había hecho esta recomendación.La seguiré al pie de la letra.

  2. Juliaber dijo:

    El comentario salió como Anónimo y no sé por qué.

  3. Muchas gracias Juliaber, por identificarte y por tu comentario.
    Un abrazo.

  4. Juan dijo:

    Eso de llegar a mayores “en plena forma” a base de llenar su tiempo de tantas actividades es como comprar de forma compulsiva, o querer llegar a los 40 teniendo el cuerpo de los 20. ¡La cantidad de gente operada que le han desgraciado la cara! ¿Alguien vio a la Belén Esteban el sábado? Cara, labios, dentadura…¡nariz, claro! ¿Pero quien las engaña? Bueno, también a los hombres que se ponen prótesis y se inyectan botox de la misma manera.
    Yo creo que una falta de aceptación de la edad, de su personalidad y un seguir la moda, aunque con todo ello se ponga en riesgo la salud.

  5. Popota dijo:

    Sí señora, estoy de acuerdo contigo:
    Detenerse, hacer lo que a uno le guste y satisfaga ante todo para no medirse con nadie y ser uno mismo con su evolución y destino. En esto estoy de acuerdo también con Juan.
    Ni caso, ni caso sobre esos consejos o recomendaciones que ya somos mayorcitos, y que por otro lado, no dejan de ser presiones sociaes muy fuertes para induciros al clientalismo de los negocios del ocio dirigidos a este sector de población tan importante como sustancioso para las empresas. que lo organizan.
    Yo conozco a más de uno que desde que se ha jubilado anda atareadísimo, de lo que se deduce que con ello el gobierno se ahorra mucho dinero. Os ponen a trabajar con voluntariados, os hacen ser enfermeros para la familia, ayudantes para los vecinos, canguros para los nietos, amas de casa y cocineros, cuidadores, vigilantes.. una forma de trabajar gratis para el estado.
    Los jubiliados mantenéis viva y activa la sociedad como cualquier otro ciudadano, así que no os tomen el pelo haciéndoos sentir culpables, porque pagáis los mismo impuestos en el pan, la leche, los zapatos, el auto, la circulación, la basura, la vivienda, los seguros etc.
    Alguien ha pensado en cuánto dinero se ahorra el gobierno con vosotros?

  6. Mª José dijo:

    Tengo un par de amigas con las que me resulta dificilísimo quedar pues están apuntadas a tantas actividades que no tienen tiempo ni para compartir un café. A una de ellas el gimnasio la tiene atrapada, va todos todas las mañanas y allí se las pasa entre las diversas clases y los aparatos.
    En fin, que cada cual tiene que saber qué es lo mejor para su vida. Pero quizá lo que sobra es lo que dice Isabel, que a veces nos agobian el exceso de consejos… Somos adultos y se supone que responsables.
    Un saludo a todos.

  7. goda dijo:

    Como en otras muchas situaciones los “consejos” son tales que uno queda acongojado sin saber lo que se dice. Pues sí la oferta es enorme, pero la sencillez de la vida la mejor de todas. Antes, y ahora, en los pueblos los mayores pasean por calles y caminos, recogen productos del campo y ejercitan sus cuerpos sin la amenaza del colesterol, la glucosa etc, etc.
    Me ha gustado mucho el final “dejar algo de tiempo…”

  8. Javier Serra dijo:

    A mi me llegó la jubilación sin esperarla. Una mala jugarreta de la salud.
    Ahora, bastante recuperado, intento disfrutar de ese tiempo libre que tenemos. Eso sí, sin agobios.
    Suelo hacer solo lo que de verdad me ineresa en ese momento y olvidarme de los comentarios ajenos. A veces tanta ayuda y tantos comentarios por parte de los demás te confunden.
    Saludos 🙂
    Javier

  9. güisu dijo:

    Popota añade: “Alguien ha pensado en cuánto dinero se ahorra el gobierno con vosotros?” El gobierno a pesar de pensar en que la caja de pensiones, nutrida de deuda pública, empieza a bajar de nivel, ya había pensado en la cantidad de servicios que vienen haciendo los jubilados laborales: pero eso nos pagan con la pensión. Aunque realmente lo que ha ocurrido en nuestra vida laboral fue precisamente el pago de una prima de seguro que nos han detraido de nuestros rendimientos brutos, aparte de las cotizaciones empresariales, para que ese seguro nos devuelva una prima cuando nos jubilamos. En activo, pagamos los servicios “gratuitos” que prestan los jubilados; cuando nos jubilamos, cobramos los servicios “gratuitos” que prestamos, en voluntariados diversos, en ayudas a nuestros hijos; en ayudas a los nietos mientras trabajan sus padres. Suerte de aquellos quienes pueden viajar, mantener activa la mente (bibliotecas) el cuerpo (balnearios) además de esos servicios.

  10. Gelinos dijo:

    Ver la vida con más tranquilidad…..; sentarse en un columpio y disfrutar recordando la infancia, contemplar el paisaje otoñal y las puestas de sol de Avila, maravillosas y…. haber tenido el privilegio de haber asistido ayer a un concierto del genial Ara Malikiam

  11. güisu dijo:

    Nunca pensé que me llegaría esa edad marcada por una fecha legal, cual pactada entre la empresa y “mis representantes”. Cuando estaba en activo, afortunadamente tenía un empleo gratificante, no por ello menos arduo y responsable. No sólo llegó la fatídica fecha sino que 10 años antes me prejubilaron (no jubilación anticipada, con pensión del gobierno) con una rebaja de salario: las responsabilidades familiares me empujaron a realizar actividad por cuenta propia, no conocido anteriormente pues el riesgo profesional dependía de la captación de clientes, cuya duración dependía de su proyecto. Llegó pues la fecha, y emprendí el proyecto de tener ocupación de mi mente y de mi cuerpo, y de mi relación con los próximos. Y ya voy reconociendo que los límites de mis capacidades (físicas y psíquicas) empezaron a estrecharse a medida que transcurrían los meses. Y sobre todo ello, se percibe con mayor sensibilidad y quietud, el privilegio de ver un amanecer acompañado por la diana de la banda popular animando al festejo diario de niños y mayores, sus sonidos, sus contactos, sus abrazos,… ¡sus conciertos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s